Doble imagen

Mi cámara vintage favorita es la Olympus Pen FT. Con ella se captan dos instantáneas que, juntas, trabajan como si fueran una sola. Es como fotografiar con la mente.

Compartir
La Olympus Pen FT (puede llevar un fotómetro incorporado) está compuesta por un cuerpo enteramente de metal configurado para que sea un aparato robusto.

Me encanta la fotografía. Fui el presidente y director creativo de la agencia de publicidad Havas. Me mudé a Chicago hace casi diez años. La ciudad del viento tiene una arquitectura clásica y los ríos que la separan permiten una luz increíble. Es verdad que la fotografía es por lo que se me conoce, pero también dirigí un par de videos musicales. Ahora mismo estoy volcado en mi nuevo proyecto personal: la agencia The Times.

Mi primera cámara fue una Pentex que mi padrastro me prestó para las clases de fotografía que teníamos en secundaria. Pero mi preferida es, sin duda, la Olympus Pen FT, de medio formato y de la que sólo uso la mitad del marco de 35 mm, por lo que se generan dos instantáneas, una al lado de la otra, en el negativo. Esta experiencia dio pie a que fuera mi predilecta; al disparar no se crea una imagen, sino dos que acaban funcionando juntas. Es como crear fotos en tu mente para editarlas después en la oscuridad.

También uso otras cámaras. Trabajo con un equipo que me sirve para hacer fotos tanto dentro como fuera del estudio: disparo a todo con una Leica M10, una SL y una Q. Y, de vez en cuando, siempre que es necesario, también empleo un dron que me permite hacer fotografías desde otros puntos de vista mucho más altos.