Woolrich: triunfo casual

Con 188 años, Woolrich es la marca de moda más antigua del mundo. Fue fundada en 1830 por John Rich en Pensylvania, aunque desde 1985 está en manos de la distribuidora italiana WP Lavori in Corso.

Compartir

La historia de Woolrich corre paralela a la propia historia norteamericana del s. XIX. Nació en 1830 en Pensylvania, cuando el joven John Rich se percató de que existía una demanda de vestir a los trabajadores del entonces incipiente ferrocarril con ropa versátil, cómoda y funcional. Temporada a temporada, las prendas se fueron haciendo cada vez más sofisticadas y conquistando nuevos territorios relacionados con el ocio y muy vinculados especialmente, dada la calidad técnica de sus tejidos, a las actividades al aire libre. Y así Woolrich se convirtió en una de las marcas de moda casual de referencia en los Estados Unidos.

Ya en los años sesenta, inmersos en una época de prosperidad, los norteamericanos tenían dinero suficiente para satisfacer sus caprichos y fue entonces cuando la ropa se convirtió en moda, el público en consumidor y Woolrich en una de las marcas indispensables de la época.

Más tarde, en la década de los ochenta, la firma introdujo nuevas formas de producción, nuevos diseños y materiales tecnológicamente avanzados, como el Gore-Tex o Thinsulate, entre otros, que aportaban a las prendas unas características insospechadas hasta el momento, como una protección total contra el frío, impermeabilidad y transpirabilidad.

El año 1985 supone el salto definitivo para Woolrich, cuando la distribuidora italiana WP Lavori in Corso compró la distribución de la marca y comenzó a abrir puntos de venta no sólo en Italia sino en buena parte de Europa. Y hasta nuestros días, cuando la marca de ropa más antigua del mundo continúa con una salud envidiable.