Estas son las mejores marcas para comprarte un traje

Te acompañamos en la elección del traje perfecto y te contamos todo lo que debes saber sobre este atuendo.

Compartir

«Ponerme un traje bien diseñado eleva mi espíritu, ensalza mi sentido de identidad y ayuda a definirme como un hombre que le importan los detalles”. Así reconocía Gay Talese la importancia del traje en la vestimenta masculina, una importancia que seguro tú ya tienes asumida. Todo hombre tiene que tener (sí, imperativo) un traje en su armario. En verdad no solo uno, sino varios.

Los hay de diversos cortes y combinaciones así como colores, siendo el negro y el azul marino los dos más extendidos. Esta variedad de opciones es fruto de la evolución que esta prenda ha ido sufriendo a lo largo de los años, no solo por las tendencias, sino también por sus usos. El traje, tal y como lo conocemos hoy en día, tiene su origen en Inglaterra donde empezaba a usarse como una prenda de uso cotidiano, mientras que para las ocasiones más destacadas la elegancia la seguían marcando los trajes de etiqueta como el esmoquin, el chaqué o el frac. Allá por los años 30, la sastrería inglesa consiguió hacer del traje de caballero una prenda discreta, sobria, de corte perfecto, convirtiéndose en la indumentaria que caracterizaba a todo gentleman.

Desde entonces, la norma está asentada a pesar de que la fórmula del traje ha sido relegada a eventos o determinados trabajos en los que se exige una presencia determinada. Si bien, las últimas citas mundiales con la moda han dejado entrever un uso más cotidiano del traje. Firmas como Emporio Armani o Dries Van Noten lo presentan con siluetas más amplias y relajadas, haciendo de esta una opción cada vez más presente en las calles. Esta idea ha servido de revulsivo para que marcas tradicionalmente de sastrería recuperen el brillo que la moda más outdoor y urbana les estaba restando. Es el caso de las cuatro que vamos a presentar en este artículo.

Slbon

Como un guante

Además de por querer enfatizar la clase social, antiguamente los trajes se hacían a medida. Era un signo de distinción pues su elevado precio no se lo podía permitir todo el mundo. A día de hoy, el conocido como Made To Measure es una de las opciones preferidas entre los amantes de los trajes porque son joyas únicas hechas para ti. La marca cordobesa Silbon ha implantado recientemente este servicio con el fin de atender la demanda de los clientes más exigentes, ofreciendo una atención completamente exclusiva y con el fin de acercar tejidos y detalles de calidad a un precio razonable. «Hace unos años este servicio lo utilizaban casi exclusivamente clientes de edad media/avanzada. Hoy día se está empezando a ver un perfil mucho más joven que quiere lucir de forma exclusiva», comenta José María Lacort, director creativo de la firma. «Digamos que la gente joven, que en definitiva son los que apuestan por poner las cosas de moda se han introducido en el mundo de la sastrería y la están revitalizando». Otra de las ventajas que ofrece este servicio es la posibilidad de llegar a más tallas pues «en Ready to Wear llegamos hasta 56-58″, explica Lacort.

Otra de las marcas que apuesta por los trajes hechos a medida es Maison Drapers, una firma que busca ofrecer una visión renovada y auténtica de la sastrería. Desde esta casa dan un paso más y no solo ofrecen un servicio Made To Measure, sino que el servicio estrella es el conocido como Bespoke. Se caracteriza por ser un servicio artesanal que se estructura en tres partes y que lleva un trabajo mínimo de 50 horas, en las que todos los pasos han sido realizados a mano, exceptuando las 11 costuras lineales que posee la chaqueta. Sin duda una obra de arte.

Maison Drapers

Listo para llevar, pero reinventado

Pese a las virtudes del traje a medida, los hay que prefieren los ya creados por las marcas. En este caso, el abanico de firmas es más amplio pues es la práctica más extendida. Entre ellas se encuentra PuroEGO, con una apuesta por la renovación de los clásicos bajo el concepto The New Classic. Su oferta de trajes se ha renovado esta primavera diseños modernos con los que romper las reglas a la hora de llevarlo. Muestra de ello ha sido la campaña My Suit, protagonizada por conocidos influencers masculinos como Manuel Ordovás, Raúl Vidal o Carlos Domínguez. Así, PuroEGO ha incorporado novedades destacadas como son las estructuras livianas en las americanas que se ajustan de una forma más natural o los pantalones de pinzas con tiro alto, slim-fit y largo tobillera.

Marcas con un estilo más casual como COS también tienen oferta de trajes. La principal premisa de los suyos es que se trata de clásicos reinventados de inspiración atemporal, cuyos diseños están confeccionados con materiales como lana, algodón y lino, todos ellos tejidos ligeros que aportan comodidad a la hora de vestir. La sencillez de la silueta hace que sean perfectos tanto para ocasiones formales como para el día a día, pudiendo conservar la elegancia sin perder calidad.

COS
También los hay que buscan dar un punto de color a su atuendo, incluso cuando el elegido es un traje. Para ellos, la marca SOLOiO consolida este concepto en los complementos de boda y eventos especiales para el hombre y se posiciona como una de las marcas líder en estas propuestas del vestir. Capitanea estos conceptos por su amplitud de tonalidades, exclusividad de diseños y variedad de combinaciones: corbata o pajarita con calcetín, corbata con pañuelo, o corbata, calcetín y chaleco.
SOLOiO