Los 25 años de Mondo Sonoro

Este 2019 Mondo Sonoro celebra su 25 aniversario, una heroicidad en un sector en constante crisis. Su redactor jefe, Joan S. Luna, repasa estas dos décadas y media ejerciendo de prescriptores melómanos.

Compartir

Mondo Sonoro ha preparado diversos eventos para festejar sus 25 años de historia, destacando una exposición fotográfica, conciertos por toda España y la celebración de una gran fiesta de clausura en La Riviera de Madrid en noviembre. Actos que se completarán con la publicación de un libro y un doble disco vinilo con lo mejor del indie de nuestro país desde 1994 hasta ahora.

25 años. Toda una proeza para una revista, más para una publicación musical.

Soy un de los primeros sorprendidos. Empecé en una agencia de publicidad. Entonces hacía fanzines y colaboraba en varias publicaciones, hasta que me propusieron entrar en Mondo Sonoro. Ya hacía tres años que la revista funcionaba. Era un momento de mucha efervescencia. Siempre pesimista, pensaba que no podría vivir muchos años trabajando en la prensa musical. Pero acepté porque era joven y ese era mi sueño.

Aparecisteis en un momento en el que el indie tomó el protagonismo y aventuras como la vuestra resultaban viables. 

Totalmente. Ésa fue una de las claves. Si hacemos un repaso a la historia de la música independiente en España, vemos que muchos de los proyectos iniciados en la primera mitad de los años noventa aún siguen en activo. Ahora pueden salir nuevas revistas o nuevos sellos, pero lo tienen mucho más complicado para consolidarse. Aparecimos en un momento ideal, sí, pero el paso del tiempo también ha jugado a nuestro favor.

¿En qué sentido?

Tenemos una línea editorial muy ecléctica. Al mismo tiempo que nosotros surgieron otras publicaciones, pero mucho más especializadas, que tuvieron su momento, pero que cuando el género que tocaban perdió vigencia desaparecieron. Nosotros hablábamos de metal o electrónica, indie o hip-hop. Una variedad que se nos criticaba mucho. Pero esos compartimentos estancos empezaron a desvanecerse a partir de los 2000, y ahora la gente escucha de todo. Y lo que para nosotros parecía una desventaja ha acabado siendo una ventaja.

Si no fuera una publicación gratuita, ¿Mondo Sonoro hubiera sobevivido estos 25 años?

No sé si la gente hubiera pagado por comprarse una revista como Mondo Sonoro, ni nunca lo sabremos. Jamás nos lo planteamos. La idea siempre fue que sería gratuita. Íbamos a conciertos y festivales y nos dábamos cuenta de que había muchísima gente a la que le gustaba la misma música que a nosotros, pero que no toda se compraba el Popu, Rockdelux o Ruta 66. Siendo gratuita llegaríamos a toda esa gente. También fue muy importante nuestro sistema de distribución.

Distribución directa, sin intermediarios, en puntos claves. 

Exacto. Llevábamos la revista a los lugares donde iba la gente a la que le gustaba la música: locales de ensayo, tiendas de discos, bares… Esto nos hizo llegar de forma muy rápida y directa a las bandas jóvenes. Y conforme la revista crecía esos grupos también iban creciendo, creando una escena mucho más sólida. Esto siguen siendo así hoy en día, como lo demuestran algunas de nuestras últimas portadas con grupos como Carolina Durante o Cala Vento.

Red Hot Chili Peppers. Mondo Sonoro dedicó a la banda californiana una de sus portadas a su paso por Madrid.

Habéis sabido adaptaros muy rápidamente a la digitalización. 

No hemos tenido que dar un golpe de timón muy brusco. Fuimos una de las primeras revistas en tener web porque al ser gratuita no nos hacíamos la competencia a nosotros mismos.

Sí que ha cambiado en 25 años el rol de la prensa musical. 

Antes había cuatro revistas que eran la principal fuente de información. Ahora tienes 10.000 formas diferentes de informarte.

¿Qué papel deben jugar ahora los medios especializados?

Antes la gente descubría a mil bandas con nosotros, ahora tenemos que ser los que otorgan el sello de calidad a las bandas interesantes de entre esas mil.

Son muchas las bandas de las que habéis sido los principales prescriptores.

Sí, hemos apostado por artistas que luego se han hecho muy grandes, como Arctic Monkeys, a los que les dedicamos una portada con su primer disco. Franz Ferdinand o Bon Iver son otros de estos casos. Y Love of Lesbian, Sidonie, C.Tangana…

Arctic Monkeys. Ellos apostaron por el grupo británico antes que nadie. Y no se equivocaron en absoluto.

¿Cuál es la entrevista que te ha hecho más ilusión?

Las que más ilusión me han hecho han sido a músicos con los que crecí y que tenía idolatrados, como Brian Johnson de AC/DC. Robert Smith de The Cure también fue impresionante.

Y como se suele decir… Ahora a por 25 años más. 

En 25 años no estaré en la revista ni implicado en la escena musical. Tengo muchos otros intereses a los que no dedico tanto tiempo. Pero Mondo Sonoro sí que, de un modo u otro, en papel o digital, seguirá ahí.