Imma Aguilar Nàcher: “España está de mala hostia”

Imma Aguilar Nàcher trabaja la comunicación política y electoral. Se considera posperiodista y transpolítica.

Compartir
Foto: Vicente Plaza

España quema. Y lo hace porque, como dicen por ahí, “nos levantamos con las piedras en los bolsillos”. Este descontento responde a la situación política, la cual es analizada por Imma Aguilar Nàcher.

Dice el profesor Alan Schroeder que un debate “siempre es tierra desconocida” para un político. Sin embargo, los candidatos se dan baños de masas. ¿Podríamos aplicar el refrán “dime de qué presumes y te diré de qué careces”?

Yo creo que sí. El prototipo de político o de candidato idóneo ha cambiado mucho en los últimos años. Los consultores y estrategas siempre han –hemos– trabajado con candidatos que daban una apariencia de formados; a la gente les gustaban los políticos preparados. En los últimos años, y después de Trump o el Brexit, en todo este periodo VUCA (Volatility, Uncertainty, Complexity y Ambiguity) que estamos pasando, lo que ha ocurrido es que los parámetros de percepción de lo que es bueno o malo en la política han cambiado mucho. Entonces, a un político se le valora más ahora su autenticidad o la capacidad de ir contra el establishment que la preparación o la experiencia que pueda tener. También es cierto que hay candidatos muy diversos, pero yo, ahora, prefiero uno auténtico que uno con grandes capacidades políticas, por ejemplo.

¿Es más complicado convencer a un político desconfiado que a un ciudadano descontento?

Es más complicado convencer a un ciudadano descontento. Los políticos son vehículos, intermediarios o interpretadores de la situación, por lo tanto son buscadores de la solución. Entonces, el político o el partido que no entienda que es un mero vehículo y se ponga en el centro del problema acabará multiplicando ese problema.

¿Por qué crees que actualmente hay tantos linchamientos en las redes sociales?

Porque España está de mala hostia. Eso significa que cualquier cosa va a parecer mal. El otro día escribí un artículo en Eldiario.es que se titulaba Necesitamos un mundial y empezaron a insultarme. ¿Dónde está el sentido de la ironía? Me da la impresión de que, hoy por hoy, podría tornar el ánimo colectivo en un ánimo mucho más positivo. ¿Pero cómo se levanta hoy España? La monarquía se tambalea, como el parlamento y sus debates. El Gobierno no es capaz de tomar decisiones, los presupuestos están maquillados para conseguir apoyos, se está cuestionando la Universidad…

Respecto al caso del TFM de Cristina Cifuentes y la investigación de Eldiario.es, Albert Rivera dijo que “no se puede echar a una presidenta autonómica sólo por las investigaciones periodísticas de un medio digital”. ¿Se ha infravalorado al medio digital?

Sí, pero yo creo que no quiso decir lo del medio digital, sino que se refería a un medio (en el fondo) y más al valor de la justicia o al valor de la política. A los medios digitales les cuesta mucho más ganarse la credibilidad, porque juegan en el mismo terreno que un bloguero, un youtuber o un instagramer. Y distribuye su información a través de las redes sociales para hacérsela llegar a sus lectores (aparte del e-mail por suscripción, claro). A ti te llega igualmente un tuit de Eldiario.es que uno de Diostuitero, pero emocionalmente te choca mucho más lo que dice este último y te quedas más con esa copla que con lo que te dice un periódico. Ahora en España está tornándose un poco el tema y creo que los medios tradicionales de prensa y televisión no gozan de la máxima credibilidad frente a los digitales.

¿La política es información?

Tiene que serlo. La política es un instrumento de la ciudadanía para buscar soluciones. La información es la clave.