En tierra de nadie

El director general del Comité español de ACNUR, Francesco Sciacca, observa, escucha, toma decisiones y delega. Su objetivo es concienciar sobre las crisis humanitarias y conseguir fondos para la ayuda a los refugiados.

Compartir
Ilustración: Andrey Kokorin

El Comité español de ACNUR se caracteriza por ser la única ONG que capta fondos en España para el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Con esta misión, día a día trabajan para dar a conocer la realidad de los refugiados a la sociedad española y conseguir que cada vez más ciudadanos quieran aportar su granito de arena en la asistencia y protección de millones de personas que se han visto obligados a huir de sus hogares a causa de la violencia.

¿Cómo se conciencia al futuro donante de ACNUR?

Contamos a los ciudadanos quiénes son los refugiados y cómo es su vida tras haber huido; aterrizamos las cifras en historias particulares con nombre y apellidos; y la transparencia es siempre nuestra bandera. Con los socios mantenemos un flujo de comunicación constante y sí, siempre les transmitimos lo importante que es su ayuda.

¿Los medios ignoran conflictos como el éxodo de los rohingya, en Myanmar?

Afortunadamente, el último estallido de la emergencia de los refugiados rohingya sí apareció en los medios de comunicación, sobre todo durante las primeras semanas, a finales de verano. Pero ahora que han pasado meses, apenas, por no decir nada, hablan de ello. Sólo los medios comprometidos con los conflictos olvidados siguen gastando tinta en estos temas. Pocos, pero los hay. El alto comisionado de ACNUR, Filippo Grandi, decía recientemente que “todos sabemos que una sola foto puede lograr centrar la atención mundial en un problema”. Y así es, como fue el caso de Aylan. Si no hay una imagen atroz que coincida en un periodo calmado de actualidad, no hay noticia.

¿Los futuros socios aportan una donación mayor si conocen el conflicto porque lo han visto en televisión?

Los medios nos ayudan a conseguir más socios si se hacen eco de una emergencia, porque cuando nos disponemos a hablar sobre ello con posibles socios, estos ya están muy sensibilizados. Quizá, cuando establecemos ese contacto, la persona ya se haya planteado cómo podría ayudar desde aquí y al hablar con nosotros puede que encuentre una respuesta a esa inquietud.

¿Dónde están los conflictos más importantes del mundo?

Me gustaría subrayar que cualquier punto conflictivo es muy importante para ACNUR. Dicho esto, si tuviera que destacar algunas emergencias, hablaría de Siria, pues este mes de marzo se cumple el séptimo aniversario de la guerra y más de once millones de personas han tenido que huir de sus hogares dentro y fuera del país. También es grave la situación en Sudán del Sur, donde la guerra y el hambre ha obligado a 2,4 millones de personas a buscar refugio en países vecinos. Y la emergencia rohingya, ya que aunque el número de refugiados que llegan de Myanmar a Bangladesh a diario se ha reducido, sigue siendo constante y hay que cubrir las necesidades del cerca del millón de rohingyas que hay en el país.