La solución para los problemas de abastecimiento de agua

Nace Droops Roof en Menorca, una solución para acabar con el problema de abastecimiento de agua que sufren actualmente más de 29.000 hogares en España.

Compartir

El agua potable es un bien escaso en muchos lugares del planeta, un problema que se ha ido incrementando en los últimos años, y que también acucia a España, como muestran datos de la Unión Europea, y que confirman al país como aquel en la que desertificación es más severa, en el que, además, casi 30.000 personas no puede acceder a un abastecimiento regular de agua potable.

Para solucionar este problema nace el proyecto Droops Roof, en Menorca, de la mano de una arquitecta española, Elisabet González, que tiene como base el aprovechamiento del rocío nocturno y el agua que pueden recolectar los tejados de las viviendas en las ciudades. Arquitectura y sostenibilidad unidos para crear placas de un tamaño cercano al metro cuadrado, que permiten construir una vivienda autosuficiente, especialmente orientados a zonas donde la urbanización no es completa.

El estudio llevado a cabo por Droops Roof en 2015 en la localidad de Es Mercadal, Menorca, permitió captar a cada una de las placas conectadas a la vivienda, recoger más de 2.000 litros de agua al año, lo que implica que serían necesarias unas dieciséis placas por personas para asegurar su consumo de agua anual.

El proyecto ganó el pasado año varios premios a nivel nacional e internacional y ha conseguido ya más de veinte clientes en España, que están interesados en instalar estas placas en sus viviendas. Ahora, las trabas administrativas han frenando momentáneamente el lanzamiento final de un proyecto que además tiene previsto colaborar con diferentes ONGs que lo exportarán a países subdesarrollados para permitir que sean autosuficientes en lo referente a su consumo de agua potable.