Así nace una marca

A pesar de haber estudiado Ingeniería Industrial, Fernando Tomás Salvador está al frente de la dirección de comunicación de SEAT. Y ahora también de Cupra, la nueva firma del grupo.

meneame
Compartir

Cupra ha sido la máxima referencia en deportividad dentro de SEAT, pero ahora ha adquirido una entidad propia para crecer de manera independiente a la marca matriz. Fernando Salvador nos cuenta las novedades desde su despacho.

¿Por qué Cupra ha pasado a ser una marca propia?

Dada la evolución de los clientes, sabemos que existe un hueco en el mercado entre las marcas generalistas y las premium. Vimos que podíamos ofrecer un producto con las características de Cupra.

¿Y de dónde surge la marca?

Surge de la competición. Cupra se crea en el año 96 como modelo conmemorativo del primer triunfo que SEAT tuvo como marca en la Copa del Mundo de Rallies de 2 Litros de la FIA con el Ibiza Kit Car.

¿Por qué Cupra se llama así?

Es un acrónimo de la unión de las palabras ‘cup’ y ‘racing’. Desde entonces, Cupra se planteó como la versión de máxima expresión de la deportividad de SEAT y se empezaron a fabricar diferentes modelos: Ibiza, Córdoba, León…

¿Cómo consigue desligarse Cupra de aquel cliente ‘macarra’ que utilizaba el SEAT León Cupra de color amarillo y lo tuneaba?

Con la tercera generación del SEAT León Cupra, observamos que el cliente ya no era ese, sino que los dejaba de serie y elegía colores oscuros. Con esta evolución vimos la posibilidad de generar una marca y darle a Cupra una entidad propia.

El logo de Cupra es un tribal de líneas rectas. ¿Qué representa?

Hemos creado de cero un logo específico para la marca. Lógicamente, como firma del siglo XXI, tiene un diseño propio de ese tiempo que se ha inspirado en los signos tribales, que denotan un carácter de determinación, orgullo y pertenencia. Yo suelo decir que el logo de Cupra podría ser un tatuaje, porque llama mucho la atención.

¿Cuál es el motivo por el que nace Cupra en realidad?

Por la pasión del automóvil. Es un coche para gente a la que le gusta conducir, disfrutar conduciendo y amar el producto. No es para el que quiere llegar y ser el más chulo en la típica reunión de antiguos alumnos.

¿Y las razones del porqué de Cupra?

Con Cupra llegamos a un cliente distinto que hasta ahora no teníamos (7 de cada 10 clientes de Cupra no eran clientes de SEAT). También es un coche más caro. Con lo cual, nos va a dar más margen de contribución y una mayor rentabilidad a nuestra red de concesionarios. Esto nos permite ofrecer tecnologías que hasta ahora no podíamos poner en coches SEAT por ser demasiado novedosas y caras.