Raül Refree. ¿Cómo descubrir a Rosalía?

Autor de discos y productor de algunos de los mejores trabajos, también ha sido el descubridor y principal valedor de voces tan especiales como las de Rocío Márquez o Rosalía.

meneame
Compartir

Es una de las figuras más fascinantes de nuestra escena musical. Autor de discos tan recomendables como La matrona, Els invertebrats o Nova Creu Alta, Raül Refree también destaca por haber sido el productor de algunos de los mejores trabajos de nombres como Kiko Veneno y Christina Rosenvinge y por haber sido el descubridor y principal valedor de voces tan especiales como las de Rocío Márquez, Sílvia Pérez Cruz o Rosalía. Este barcelonés ahora se encuentra trabajando en el nuevo álbum en solitario del que fuera guitarra de Sonic Youth, Lee Ranaldo, y el debut de la ganadora de OT 2017, Amaia Romero.

Como músico o productor, eres uno de los nombres más relevantes de nuestra escena musical. 

Es una mezcla extraña de sensaciones. Siempre tuve la impresión de que valía y podía hacerlo. Tenía una confianza un poco ciega en mis posibilidades porque, en lo musical, nunca fui un niño que destacara por sus cualidades. Cuando les dije a mis padres que quería dedicarme a la música, dudaron. Y era lógico, porque ningún profesor les había dicho que tenía capacidades para ello.

Foto: Xavi Torres-Bacchetta

Eres el principal valedor del gran fenómeno del momento, Rosalía. ¿Cómo la descubriste?

No puedo decir que yo haya descubierto a nadie, porque no ha sido así. En el caso de la Rosalía, fue un amigo común, Luis Troquel, quien me la presentó. Lo que sí puedo aceptar es que cuando conozoco a alguien que intuyo que tiene talento y me emociona, quiero trabajar con él o ella. Si me viene Lee Ranaldo, todo el mundo sabe que es un tipo de un talento desbordante. Pero cuando me vino Rosalía no la conocía tanta gente. Pero el talento ya estaba ahí antes de que la conociera.

Grabaste el primer disco de Rosalía, Los ángeles, pero no has participado en El mal querer. ¿Cómo la dejaste escapar?

Me explicó la idea que tenía para su segundo disco. Le contesté que podría hacerlo, seguro, pero que siendo honestos sentía que había gente que la podía guiar mejor que yo hacia la dirección que quería tomar. ¡Lo que está logrando es alucinante!

Y ahora estás produciendo a Amaia Romero. 

Fue muy fuerte. Me llamaron del Primavera Sound y me explicaron que estaban con Amaia y quería hablar conmigo. Todo el mundo sabía quién era pero yo no tenía ni idea. No había visto Operación Triunfo. Es cierto que algunos amigos me habían comentado que en esa edición había una chica que molaba mucho. Pero no la conocía. Quedamos para comer y le confesé que no había visto el programa y no sabía cómo cantaba. Prefería conocerla así, sin ideas preconcebidas. Después nos fuimos a tocar.

¿Qué tocasteis en aquel primer ensayo?

Mala mujer de C. Tangana. También una composición de Manuel de Falla, un tema de Randy Newman y algo de flamenco. Cuando acabamos de ensayar le dije que me apetecía trabajar con ella y producir su primer disco.

¿Ha sido diferente a tus otras producciones?

Sí. Trabajando con Kiko Veneno o Christina Rosenvinge no hay presión porque tienen una carrera consolidada. Con Sílvia Pérez Cruz y Rosalía la explosión llegó después de grabar sus discos, por lo que pudimos trabajar sin presión. Aquí he estado trabajando con alguien que aún no ha hecho nada pero ya tiene un país entero esperando.

¿A qué músicos te gustaría producir?

Me encantaría trabajar con Kate Tempest. Y no te digo ya con Kanye West o Kendrick Lamar. Hace poco, en Nueva York, fui con Lee Ranaldo a un concierto de Cat Power, nos llevaron a un reservado y coincidimos con Michael Stipe. Estuvimos charlando un rato. Como fan de R.E.M., trabajar con él sí que sería un sueño.