Publicidad y medios públicos

¿Puede mejorar la situación de los medios públicos la financiación gracias a la publicidad? Competencia abre expediente a RTVE.

meneame
Compartir

La financiación mayoritaria, casi única, de los medios de comunicación, se consigue gracias a los contratos publicitarios firmados con marcas comerciales. Una batalla que en España tiene una repartición poco equitativa y de la que salió hace ahora casi una década Televisión Española. El medio público, tras el mandato del Gobierno, en mayo 2009, confirmó la desaparición de los anuncios comerciales en la televisión pública afirmando, en palabras de la por entonces Vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, la necesidad de “afianzar un modelo de radiotelevisión pública mayoritaria, sostenible e independiente” con una ley que “clarificará el panorama audiovisual”.

Cuando se van a cumplir nueve años de la toma de aquella decisión, y después de la opinión en contra de decenas de expertos y sus alegatros a favor de la vuelta de la publicidad, RTVE recibe una nueva apertura de un expediente por parte de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia tras, según Competencia, haber emitido campañas publicitarias de patrocinios culturales que podría considerarse comunicaciones comerciales, algo reiteradamente prohibido para el medio público. El mencionado expediente, que incluye sanciones para La 1, La 2, Canal 24 horas, Clan y Teledeporte, acusa al Ente de introducir “elementos visuales y mensajes accesorios o menciones sobre las virtudes de los productos promocionados que incitan directamente a su compra”.

Un hecho que reabre el debate acerca de la necesidad o no de la inclusión de publicidad en el Ente como un intento de solucionar el acuciante problema presupuestario que sufre TVE. El pasado mes de junio, en el Congreso de los Diputados, el sindicato UGT presentó una propuesta de renovación para el Mandato Marco que contemplaba la inclusión de cinco minutos publicitarios cada hora y aplicando un modelo de financiación muy similar al de los medios públicos galos: emisiones nacionales sin publicidad entre las 20.00 y las 06.00 horas, apogeo del patrocinio de programas, y libre inserción publicitaria en la web de la corporación. Una propuesta que lejos de llevarse a efecto no ha tenido el merecido debate en sede parlamentaria.

Las pérdidas de RTVE

Tras la supresión de la publicidad, Televisión Española y Radio Nacional han perdido, sumando ambos balances, una cifra superior a los 500 millones de euros, lo que supone un negativo de más de cincuenta millones cada año, a pesar de la inclusión de patrocinios comerciales que han llevado ahora al CNMC a abrir un expediente.

Lo que es obvio es el que es sistema de financiación implantado en 2009 no ha funcionado y el debate sobre la publicidad se ha rebierto. Solo en 2016 el balance público fue positivo con un superavit de 800.000 euros obligando a RTVE a continuos ajustes de personal y parrilla para intentar dar una solución coherente al problema que ahora escribe una página más.