Loewe Perfumes se renueva sin perder la esencia

El director de marketing de Loewe Perfumes nos habla sobre la nueva imagen de la marca, inspirada en la naturaleza.

meneame
Compartir

Desde que en 1972 Loewe se adentrase en el mundo olfativo, la popularidad de la firma tiene responsabilidad compartida entre sus perfumes y sus bolsos. Con la llegada de Jonathan Anderson como director creativo, la marca experimentó un exhaustivo y aclamado cambio; cambio que a día de hoy se ha extendido a la línea de perfumes y que Sergio de León, director de Marketing, nos explica.

¿Cómo es la nueva imagen de los perfumes de Loewe? 

Es una imagen que recupera los valores de la marca para acercarlos de nuevo a las personas. Pone de relieve la unión de Loewe con el arte y la naturaleza para emocionar al consumidor.

¿Cuál fue el planteamiento a la hora de establecer el rebranding?

El planteamiento era, simplemente, actualizar Loewe Perfumes a los tiempos que vivimos. Nuestros valores empezaban a quedar algo desdibujados y se perdían entre los mensajes de la competencia.

Sergio de León, director de marketing de Loewe Perfumes.

 

¿A qué tipo de consumidor pretenden llegar? 

En España tenemos un público más adulto con una tradición en el uso del perfume más extensa y que diferencia familias de perfumes en función de la edad o el sexo.

Cada perfume se ha identificado con una imagen botánica del fotógrafo alemán Karl Blossfeldt, ¿por qué esta elección?

Con el lanzamiento de las fragancias duales LOEWE 001, las primeras de Jonathan Anderson, el director creativo de la marca, ya se usaron las imágenes de este fotógrafo y profesor alemán para sus cajas, y la simetría de las formas y la fuerza de las imágenes nos enamoraron completamente. Son la metáfora de los procesos casi de alquimia que se dan en la creación de un perfume y una representación de nuestros valores de arte universal y maestros de la naturaleza combinados. Una vez que nos dimos cuenta de ello, nuestro departamento creativo se puso a aplicar las fotografías de Blossfeldt a nuestras familias olfativas para que la marca pudiera expresarse desde el mismo empaquetado con mucha más fidelidad a lo que somos.

El lanzamiento de la fragancia dual LOEWE 001 fue un anticipo de lo que vemos ahora. ¿Se mantendrá esta estética en las próximas novedades de la firma?

Así es, este cambio de imagen ha venido para quedarse por mucho, mucho tiempo. Cada fragancia está identificada con una flor de Blossfeldt, y mediante un código de color se diferencia del resto de fragancias de esa familia. Es un sistema que nos permite crecer casi de manera ilimitada. No se trata de una campaña de comunicación, sino de una identidad de marca. Representa quiénes somos.

Ante este tipo de cambios, ¿qué papel juega la importancia de no perder la esencia de una firma tan consagrada?

Lo es todo en realidad. No podemos perder de vista nuestro ADN con cada lanzamiento, tiene que estar en el corazón de cada uno de ellos. Nuestro consumidor no sólo quiere un perfume concreto, quiere identificarse con la fragancia que usa porque siente una marca cercana y que habla su idioma de una manera directa. Nuestra esencia sigue siendo la misma actualizada a los tiempos en los que vive la marca.

¿Qué retos tiene por delante Loewe Perfumes?

Seguir dando respuesta a las tendencias y cambios en los gustos de los consumidores, adaptarnos a los públicos tan variados que tenemos a lo largo de todo el mundo y continuar enamorando e ilusionando a nuestros clientes con cada lanzamiento.