Mónica Martínez, el control de Galileo

Mónica Martínez es la presidenta de GMV, empresa que acaba de hacerse con el mayor contrato de la industria espacial española gracias al GPS europeo.

meneame
Compartir

El sistema de navegación por satélite Galileo es la apuesta de la UE para hacer frente al GPS estadounidense. Para liderar el control en tierra de estos satélites, la Agencia Espacial Europea (ESA) ha elegido a la española GMV con un contrato inicial de 150 millones de euros, que durará 3 años y medio y que generará 200 puestos de trabajo.

Galileo comenzó a rodar a finales de 2016, ¿cómo mejorará nuestras vidas? 

Galileo será más preciso que el GPS que conocemos actualmente y, en combinación con él, incrementará el número de satélites, incluso en áreas montañosas y en ciudades donde la visibilidad del cielo es reducida. Esto facilitará aplicaciones muy diversas como la conducción autónoma, que requieren de una altísima precisión y sobre todo fiabilidad. GMV lidera los sistemas de control en Tierra de Galileo y ha desarrollado varios subsistemas que son críticos para esa precisión y fiabilidad.

El GPS, como otras tecnologías espaciales, surgió para el mundo militar y más tarde se ha usado también en el civil. ¿Cuál crees que será la próxima tecnología que tendrá un gran desarrollo? 

Aunque hace ya mucho tiempo que utilizamos satélites para estudiar la faz de la Tierra, espiar a enemigos o pronosticar la meteorología, la observación de nuestro planeta tiene un potencial mucho mayor que está a punto de experimentar un avance decisivo. Hoy hay una inmensa cantidad de datos disponibles, de una resolución espacial y temporal nunca antes vista. Además, las nuevas tecnologías de Big Data hacen posible manejar e interrelacionar esa inmensa cantidad de datos. Estamos trabajando en bases de datos que permitirán hacer accesible esa información a cualquier usuario y en aplicaciones de seguridad marítima, agricultura o planificación urbana. 

Uno de los problemas para los satélites es la basura espacial, ¿cómo se puede combatir? 

Lo más importante es prevenir su acumulación futura, preparando su autodestrucción mediante la reentrada controlada en la atmósfera y reservando parte de su combustible para ello. La basura espacial existente en principio se puede combatir capturándola y empujándola hacia la atmósfera con una nave espacial. GMV está participando en un proyecto para tratar de capturar un satélite de cuatro toneladas, para lo cual se está experimentando con redes, arpones o brazos robóticos.

Llevas 17 años al frente de GMV, ¿cuáles han sido los grandes logros de la compañía en materia espacial? 

Somos la sexta empresa por facturación en el mercado espacial europeo. De los 1.500 satélites que orbitan la Tierra, más de 300 utilizan tecnología de GMV. Tenemos más de 700 profesionales en el sector del espacio desde una decena de sedes en Europa y EE UU para clientes en todo el mundo.

Además de en el proyecto para el desarrollo del centro de control de Galileo, ¿en qué otros estáis trabajando? 

Estamos preparando el centro de control de OneWeb, que permitirá operar una constelación de unos mil satélites, el mayor sistema global de banda ancha satelital jamás desarrollado. También estamos preparando el sistema de control de misión del rover de Exomars, que la ESA mandará a Marte en 2020 y, con Lockheed Martin e Inmarsat, estamos desplegando el nuevo sistema australiano y neozelandés de posicionamiento preciso por satélite.

Galileo, de un vistazo:

Qué es. El sistema de navegación por satélite civil de la UE. 

Uso. Permite conocer a usuarios de todo el mundo la posición en el tiempo y en el espacio con una precisión de menos de un metro de margen de error.

Fechas clave. Sus operaciones comenzaron en diciembre de 2016, actualmente tiene 26 satélites en órbita y se prevé que esté completo en 2020.

Participación de GMV. La compañía lidera un equipo industrial de varias empresas europeas en el que la industria española tiene gran protagonismo esencial.