Un triángulo minimalista para dormir en el bosque

La A45 es un prototipo construido por Søren Rose –en colaboración con Bjarke Ingels– que se encuentra en el estado de Nueva York, en el valle de Hudson. Un paraje idílico para un alojamiento singular.

meneame
Compartir
Son sólo 17 metros cuadrados, pero no le falta detalle.

Por si su forma fuera poco llamativa, también hay que tener en cuenta que esta cabaña –llamada A45, construida por la compañía Klein House y de 17 metros cuadrados de superficie– es un espacio totalmente personalizable por dentro, pero también por fuera, con vistas al futuro, sobre todo para que los próximos compradores de esta vivienda puedan diseñarla a su gusto.

Entre permisos, construcción y adaptación, el tiempo para tener una casa así va de cuatro a seis meses, sea donde sea. De hecho, este diseño es una evolución minimalista de la cabaña tradicional con su tejado en forma de A, algo ideal para una mejor evacuación y desagüe de la lluvia.

La construcción se desarrolla de una manera muy parecida a la de una casa prefabricada, sin necesidad de ningún tipo de maquinaria pesada, lo que supone que estas pequeñas casas son transportables.

En cuanto al apartado energético, se alimenta con paneles solares y está equipada con todo lo que se necesita para la vida diaria: estufa de leña, fregadero, cuarto de baño (con paneles de cedro), encimera… Su distribución comprende una sala de estar de planta abierta y un espacio para dormir forrado con corcho, que condensa el calor. Y por fuera, la cabaña está recubierta de madera oscura y de vidrio transparente.

Y que no se olvide: la A45 es una cabina creada por el fundador de BIG, Bjarke Ingels, y por el fundador y diseñador de Klein House, Søren Rose. Los dos han ideado un sorprendente modelo sostenible que trata de aportar su granito de arena a la solución del problema global de la vivienda.