Latitudes en hoja de ruta

El actor Alexander Skarsgård ha recorrido buena parte del mundo. Pero esta vez no lo ha hecho para filmar una serie o un filme, sino para protagonizar la última campaña de TUMI en una aventura en la que se han puesto a prueba sus maletas.

meneame
Compartir
La maleta de la colección Latitude de TUMI es resistente, ligera y consigue ser una compañera más del viaje y no un complemento que acaba siendo un lastre durante el camino.

Alexander Skarsgård (True blood, Big little lies…) ha hecho la maleta
–concretamente la de la colección Latitude de la marca TUMI– para recorrer el mundo; como un misterioso viajero, quizá espía, desde Tolna/Szekeszard (Hungría) hasta Mongolia, y vuelta a empezar. Siguiendo un único grado de latitud alrededor del planeta.

Cualquier medio de transporte (tren, barco, coche, avión, bicicleta, moto, camello, carroza tirada por caballos…) es suficiente para seguir la hoja de ruta de este itinerario que sugiere TUMI para probar su nueva y resistente maleta, preparada para los viajes más duros y largos, independientemente de las inclemencias del tiempo o lo que se cruce en el mapa.

Skarsgård lleva en sus zapatos el polvo del camino, que cuenta tantas historias como los libros que hablan de pioneros y de exploradores. De hecho, para deshacer lo andado y, tal vez, modificar el trazado del recorrido, lo mejor será seguir sus propias huellas y el surco que deje la maleta.

La colección Latitude de TUMI ha sido creada en base al polipropileno autoreforzado, un material tan duradero y ligero como resistente. Por ello, este modelo proporciona una impecable combinación de estilo y funcionalidad.

Alexander Skarsgård declaró, con respecto a la nueva colección que, el producto en sí, “es realmente impresionante, incluso traté de romper la maleta intencionadamente un par de veces, pero sin éxito, por supuesto”.

Cada tributo de Latitude representa una parada diferente de cada viaje, empezando por Tolna/Szekeszard, en Hungría, el origen de la aventura y donde fue creada.

El siguiente fue el Lago de Como, Italia, la primera parada en el viaje de Alexander. Hasta allí llegó a bordo de un barco Riva vintage y se encontró con la actriz y modelo Camille Rowe, compañera de viaje y de la campaña rodada por Augustus Punch.

Más tarde llegaría Cougar Mountain, en Washington. Allí, Alexander exploró el Noroeste del Pacífico en un aeroplano con su Latitude a remolque hasta su próximo destino, Mongolia, lugar en el que el actor se enfrentó a diferentes adversidades con la maleta a cuestas, viajando en tren, coche e incluso camello. En este remoto escenario, hizo noche bajo las estrellas antes de encontrar la meta de la misión y volver a Hungría. “No podría haber soñado con una experiencia mejor. He podido viajar alrededor del mundo con un grupo de gente encantadora e increíblemente talentosa”, explicaba entusiasta el ganador del Emmy Alexander Skarsgård una vez llegado al final del recorrido, donde cogió aliento, descansó y abrió la maleta para sacar sus pertenencias, colándose los recuerdos por entre los botones de sus camisas.